En pos de brindar una atención integral a todos aquellos que acuden a nuestro centro, damos inicio a una nueva área de asesoramiento psicológico con Orientación Clínico.

De la mano de nuestra colaboradora Cecilia Cortés, psicóloga y psicoanalista con amplia experiencia en el sector público y privado, Med Medicina Estética inaugura un espacio alternativo donde cada persona podrá ser escuchada en exclusiva y orientada en el descubrimiento de aquellos obstáculos que operan a niveles inconscientes y profundos de su personalidad, entorpeciendo no solo todo tipo de vínculo afectivo y amoroso que pueda llegar a establecer con sus seres cercanos (parejas, familiares, compañeros de trabajo, etc.), si no también el cumplimiento de diversos proyectos que se desean para la vida.

En definitiva, el objetivo principal de esta cooperación es ofrecerte una escucha particular que lejos de ceñirse a un mero consejo o recomendación, sirva para que puedas advertir cuáles son los verdaderos factores que te imposibilitan el despliegue de una vida satisfactoria y saludable.

Además, nos ocuparemos de modo especial de todo aquello que tenga que ver con lo corporal realizando un abordaje innovador desde el punto de vista psíquico en un tratamiento específico de la Imagen y en una orientación particular para Deportistas, tanto a nivel amateur como de alto rendimiento.

¿Cómo Funciona tu Cabeza?

Si no puedes entender al 100% las razones que te empujan a hacer cosas aun cuando te has repetido una y mil veces “es la última vez que lo hago”, o si no sabes cómo hacer para dejar de pensar en aquello que te pone triste o te preocupa, pese a infinitos esfuerzos por “pensar otra cosa”, no te alarmes. Eso es que padeces de una inevitable enfermedad, la de ser un poco humano.

A diferencia de los animales -que responden instintivamente a los estímulos del entorno- y de las máquinas, que carecen de la capacidad de pensar y sentir, las personas funcionamos de una manera diferente gracias a una serie de complejos mecanismos que configuran un espacio virtual que determina lo que sentimos, recordamos, pensamos, tememos, disfrutamos,etc. Ese espacio virtual es lo que se conoce como psiquismo o mente, y es en realidad la parte de nosotros mismos que determina lo que cada uno es, haciendonos seres únicos e irrepetibles en el mundo. Como nuestra mente no tiene una consistencia orgánica o física (la mente no se reduce a las neuronas, si no que va mucho más allá de éstas), no podemos hacer una radiografía para distinguir rápidamente los sentimientos, o una tomografía para localizar ese pensamiento exacto que nos hace sufrir. La mayoría de las veces ocurre que no nos entendemos, no sabemos a ciencia cierta lo que nos pasa en determinadas ocasiones y confundimos constantemente lo que nos ocurre en el interior con lo que recibimos desde afuera. En ese embrollo, no es raro que a veces terminemos por marearnos o incluso, perdernos.
Ésto puede ser causa importante no sólo de malestar o incomodidad con nosotros mismos o con otros, también puede provocar una gran variedad de síntomas o perturbaciones que nos afectan en el plano corporal y/o mental y que ocasionan una pena cotideana con la que se hace casi imposible convivir.

Te ayudaremos a que puedas vislumbrar la lógica de las cosas que te ocurren o de aquellas que tu mismo/a haces sin darte cuenta, así como también los motivos ocultos de tu inconformidad en la vida, los problemas para relacionarte y las causas de tus dolencias corporales.

¿Cómo trabajamos?

Teniendo en cuenta que el lenguaje es el único elemento del que disponemos para poder operar, se partirá de una serie de entrevistas iniciales destinadas a escuchar todo aquello que la persona que acude desea contar sobre si misma y sobre lo que le pasa, así como también todos aquellos pensamientos o ideas que se le cruzan por la mente y que forman parte de su manera de ser, de hacer las cosas, y de su modo singular de ver el mundo y de relacionarse.

Estas entrevistas sirven para conocer de cerca la singularidad de cada quien y determinar si lo que le ocurre puede ser resuelto en un tiempo de tratamiento posterior. Es a partir de aquí donde también se podrán ir detectando algunas cuestiones que intervienen causando insatisfacción general en el día a día, malestar, y todo tipo de síntomas que pueden presentarse tanto en el plano físico, como pueden ser: cansancio excesivo, insomnio, dolor corporal, migrañas, contracturas, problemas gastrointestinales causados por el estrés y la ansiedad, sensación de ahogo, palpitaciones, etc.; como en el plano psíquico, que es lo que ocurre con ciertas ideas recurrentes que no se pueden sacar de la cabeza, sentimientos de inferioridad o desvalorización por lo que cada uno es, hace o tiene, tristeza ilimitada, inhibición a la hora de llevar a cabo algunos actos, dificultades para tomar decisiones, etc.

La duración de las entrevistas es de aproximadamente una hora y la cantidad de las mismas dependerá del criterio clínico de nuestra colaboradora, quien realizará una valoración en función de lo que vaya aconteciendo en cada encuentro.

Top 10 de Motivos de Consultas Más Frecuentes

¿Encuentras el tuyo?

1. Inconvenientes para sostener vínculos amorosos estables y armoniosos con los padres, parejas y personas cercanas.

Julia, 37 años*:”No sé por qué pero siempre elijo mal a los hombres de los que me enamoro”.

Pilar, 25 años*: “hace años que no me enamoro de nadie, y oportunidades no me faltan. A la primera de cambios me canso de la persona que tengo al lado ¿eso no debe ser el amor, verdad?”

2. Ansiedad constante o nerviosismo durante la mayor parte del día.

Pedro, 43 años*: “otra vez me pasó que volví del trabajo y no pude desconectar. Me quedo con la cabeza acelerada. Al final le terminé gritando a mi hijo por una tontería”.

Ana, 63 años*: “no puedo evitar estar nerviosa por el viaje de mi hijo a Londres. Anoche apenas pegué ojo”

3. Confusión y temor excesivo a la hora de tomar decisiones importantes en la vida.

María, 19 años*: “desde que empecé medicina estoy fatal. Es lo que siempre quise hacer, pero voy a clases y me aburro. No sé si podre hacer eso el resto de mi vida”.

Cristina, 41 años*: “Juan quiere intentar otra vez el tratamiento de fertilización… no sé si aguantaré otra vez la bomba hormonal y estar mal”

4. Tristeza y sentimientos de pérdidas que producen frustraciones y que imposibilitan saber qué es lo que realmente queremos para nuestra vida.

Antonio, 34 años*: “Desde que vivo en Málaga nada me sale bien, es como si no hubiera hecho nada importante en esta vida”

Maribel, 56 años*: “Estoy cansada de tanta lucha, el trabajo me tiene agobiada y la gente también… siempre lo mismo. Quisiera estar sola, o no estar”

5. Inconformidad y sufrimiento con la vida que se ha elegido, quejas constantes sobre lo que se tiene o lo que se es, acompañados de gran dificultad para cambiar aquello que no se quiere.

Inma, 39 años*: “Estoy más perdida que nunca. Supuestamente tengo el trabajo de mis sueños: un sueldazo, buenas compañeras, vacaciones pagas… no tengo motivos para estar así como estoy…”

Luis, 23 años*: “no valgo para la vida en pareja. Salgo con dos al mismo tiempo y lo peor es que no sé por qué no las puedo dejar”

6. Problemas para concentrarse en el trabajo.

Migue, 31 años* “Estando en el trabajo es cuando se me cruzan las ideas más raras sobre lo que me pasa con ella… no lo puedo controlar”

Mónica, 21 años*: “el otro día me vi a mí misma desde afuera, doblando camisetas como si fuera una especie de robot. Me dije: ¿mi vida siempre va a ser así”

7. Conflictos para adaptarse a situaciones nuevas (cambios de casa, separaciones, etc.)

Patri, 45 años*: “tan preocupada que estaba de que los niños no se iban a adaptar bien a la nueva casa y el nuevo cole, y ahora resulta que a la que más le cuesta es a mí”

Maricarmen, 38 años*: “no se si son las hormonas del embarazo o el terral, pero ando de bajón, no se que me pasa”

8. Ambiguedad vinculada a las ideas sobre maternidad o paternidad.

Eva, 46 años*: “el segundo parto no fue como el primero. Con Jose desde el primer día del embarazo me sentía mal”

Andrés, 33 años*: “la verdad que si fuera por mí no los hubiera tenido, pero por darle el gusto a ella no dije que no”

9. Sentimientos contradictorios en la crianza y desarrollo de los hijos.

Natalia, 40 años*: “cada vez que estoy sola con mi hija me veo reflejada en mi madre, no quiero ser como ella y termino haciendo las mismas cosas”

Noé, 29 años*: “me crié sin padre y ahora me voy a convertir en uno, ¿y si no doy la talla?”

10.Problemas para autocontrolarse, con propensas tendencias a pasar a la acción y moverse por impulsos.

Sergio, 35 años*: “estaba a punto de partirle la casa de un puñetazo, ¿él quién es para meterse conmigo?”

Almu, 36 años*: “Otra vez me descontrolé y fui a donde me dijo que estaría. Tenía que saber si era verdad que estaba con los amigos o si me la está pegando. No puedo con la desconfianza.”

*Los ejemplos son las voces de las personas que recibimos, de quienes hemos obtenido el consentimiento para realizar esta publicación. Los nombres utilizados son ficticios con el fin de preservar la privacidad de nuestros pacientes.