Cuperosis - rosácea

Se caracteriza por la aparición facial de rojeces, irritaciones y pequeños capilares dilatados en forma de red vascular, telangectasias o microfilamentos. Se mantienen controladas por épocas, mejor en las invernales y en etapas de la vida, pero si se cronifican, agudizan o tienen periodos de empeoramiento hablamos de Cuperosis. Si no tratamos estos síntomas puede acabar produciendo Rosácea, que es un enrojecimiento persistente de las zonas centrofaciales, dorso de la nariz y zonas malares que son siempre evidentes t que empeoran bajo situaciones de rubor, calor o estrés.


Es consecuencia de una alteración de la microcirculación sanguínea superficial de los capilares que irrigan la piel de las mejillas, la nariz y el mentón, al tener esos vasos poca elasticidad, y someterse a contracciones y vasodilataciones recurrentes, terminan por quedar permanentemente dilatadas, se vuelven más permeables y visibles a través de la piel. El principal síntoma es el enrojecimiento, acompañadas o no de rubor y calor que se produce en toda la zona debido al aumento de flujo sanguíneo.


Cualquier factor intrínseco o extrínseco que modifique el flujo vascular, puede ser causa etiológica o de empeoramiento; Tensión descontrolada, procesos metabólicos u Hormonales, Tabaquismo, consumo de alcohol, cambios de temperatura, calor, irritantes o inflamatorios dérmicos, UVA o Infrarrojos, Estrés

Principales Tecnologías:

  • IPL 540 nm – Manchas rojizas. Componente vascular.
  • Nd Yag 1064 nm Vascular

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies