Marcado mandibular

El marcado mandibular es uno de los tratamientos no quirúrgicos más demandados en medicina estética últimamente, cuya finalidad es redefinir la línea mandibular o Jowline, y el bordeado facial del inicio cervical (borde, ángulo y rama mandibular) para conseguir un contorno más marcado, tonificado y una apariencia rejuvenecida. Aumentar la separación visual entre el óvalo facial-mandibular y el cuello, marcar los rasgos más definidos de los ángulos, son cánones estéticos de belleza que desde tiempo atrás y, en la actualidad marcan tendencia y confieren a la mujer una imagen bella, femenina y estilizada. En el hombre, rasgos más masculinos lineales y agresivos, que potencian la idea de juventud.


¿Cómo se realiza el procedimiento?
El procedimiento se realiza mediante inyecciones de ácido hialurónico combinado en ocasiones con hilos tensores o (retensores) fillers inductores de colágeno que actuarán como vectores, estirando y sujetando el plano cutáneo, en algunos casos también se emplea pequeñas dosis de toxina botulínica, para suavizar las inserciones del músculo Platisma.

Como consecuencia de la redefinición del contorno mandibular se observa una armonización del tercio medio e inferior; de tal manera que se podrá apreciar un rostro y cuello estilizado y joven, así como unos rasgos masculinos potenciados en su caso.


¿Es doloroso? 
No. Se realiza con anestesia local y apenas se siente ninguna molestia durante el proceso, además se utilizan agujas finas y/o cánulas para minimizar el microtraumatismo que supone la inyección.


¿Cuánto dura el tratamiento?
El procedimiento es rápido y se realiza en 15-20 minutos.

La durabilidad de este tratamiento es de unos 12 meses aproximadamente, siempre dependerá de factores como.

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies