portada

Piel sensible. ¿Se nace o se hace?

En general, la condición reactiva está determinada por una base genética. El estilo de vida y las circunstancias externas, influye en que se desarrolle antes o después, con mayor o menor intensidad. Es Muy común en pieles muy claras, capa córnea muy fina…

Pero..¿Qué es una piel reactiva?

Es una piel que reacciona con más fuerza ante estímulos poco notables en una piel normal. No tiene por qué ser alérgica, es más vulnerable a factores externos: El sol, el polen, aguas muy duras, la contaminación, el uso de cosméticos no adecuados, algunos fármacos, los malos hábitos, estrés…

¿Qué cuidados necesita?

La primera medida es consultar a tu médico dermatólogo para que evalúe cuál es el protocolo que necesitas. Además, hay que cuidarse de los factores externos que desencadenen la reactividad cutánea y usar productos que hayan sido testeados dermatológicamente, hipoalergénicos (sin perfumes ni aceites). Estas pieles necesitan un toque delicado. una limpieza y exfoliación muy suave, junto con una humectación adecuada.

  • Limpiá  suavemente . Las pieles reactivas tienden a ser sensibles. De manera que aún las rutinas de belleza básicas deben ser lo más suaves y reconfortantes posibles. los limpiadores no deben contener fragancia, ya que puede provocar irrritación.
  • Jabones, los justos. Las pieles sensibles toleran poco el agua y los detergentes. Se recomiendan solo los jabones más suaves.
  • La hidratación calma la piel. Es importante elegir un producto hidratante apropiado. Esto ofrece un alivio inmediato y además fortalece y disminuye las reacciones.

¿Qué ingredientes buscar?

Todos aquellos que sean calmantes y que ayuden a aliviar la irritación y el enrojecimiento; activos fortalecedores de la barrera de humectación y protección antioxidante. La protección solar es imprescindible. Algunos productos recomendados son: aguas termales ricas en selenio, así como hidratantes con ingredientes calmantes (manzanilla, hammamelis, aloe, extracto de avena). Activos que brindan a la dermis una defensa natural anti-inflamatoria.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies