Toxina botulínica de aplicación suave

En la estética masculina una excesiva cantidad de toxina botulínica puede dar como resultado un cambio drástico en la expresividad facial, variar el aspecto del complejo ojo-ceja o el temido efecto de “feminización de los rasgos”.

Con nuestra técnica “Soft – Tox” conseguimos endulzar las arrugas profundas de expresión, tanto frontales como perioculares, sin paralizar o bloquear la musculatura de la expresión, de forma natural, rejuveneciendo globalmente sin renunciar a mantener la propia personalidad y madurez facial del paciente, siempre acorde con su edad, como canon general de belleza masculina.

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies